calefaccion coche

LA CALEFACCIÓN EN TU COCHE

Talleres Lemans Carga de aire acondicionado 0 Comments

 

El frío de estos días, hace que la calefacción del coche, sea un recurso muy necesario, pero debemos saber cómo hacerlo.

La temperatura del habitáculo, tiene que ser la correcta, un exceso de calor provoca somnolencia y si el uso es abusivo, nos puede crear malestar.

Algunos conductores evitan su uso, creyendo que el consumo de combustible aumenta y es un error.

 

Funcionamiento de la calefacción del coche

 

La calefacción no tiene el mismo funcionamiento, que el aire acondicionado. En el caso del calor, se aprovecha la energía térmica, que genera el motor.

Cuando ponemos en marcha el motor, se genera calor que es neutralizado por el radiador de refrigeración. Por el interior de los conductos del motor, pasa el líquido refrigerante y se calienta, luego llega al radiador y es enfriado bien por el aire generado en el movimiento del coche o por el ventilador.

Al pasar por los conductos de ventilación se calienta, por lo tanto es un proceso, en el que nada tiene que ver el combustible.

No supone mayor gasto el uso de la calefacción, en lo único que puede tener consumo es en el trabajo del ventilador, que sí funciona con la batería, pero es mínimo y casi imperceptible.

 

Buen uso de la calefacción del coche

 

Si todo el proceso empieza, aprovechando el calor del motor, es absurdo encender la calefacción nada más arrancar. El motor necesita unos minutos para generar esa energía térmica, además puede ser contraproducente, encender antes de tiempo.

Si al montar en el coche y arrancar encendemos, el aire frío del exterior será el que entre y si tenemos sistema de recirculación, sólo moveremos el aire que ya esté en el interior.

 

Esperar unos minutos circulando, para poner la calefacción

 

El aire tiende siempre a subir, por lo tanto y siguiendo la lógica, deberemos conectar primero, la zona de salida de los pies. Aunque cuando subimos en el coche, tengamos la necesidad de sentir calor en las manos y cara, si el aire sale por la zona alta se va a perder, mezclado con el aire frío que ya está en el interior.

Igual que sucede en una casa, hay que intentar hacer un uso eficiente, de la calefacción.

 

  Encender el aire desde abajo, repartirá de forma homogénea el calor

 

Regular la temperatura, cuando el coche no tiene climatizador, es otra cosa importante a tener en cuenta. Que entre mayor o menor calor en el interior, lo decide el conductor y por eso en ocasiones se cometen errores.

Encender la calefacción y el aire acondicionado a la vez es algo usual, en este caso no solo no ayuda, sino que supone gasto de combustible.

La calefacción debe ser encendida sola, porque el mal uso, puede suponer una avería costosa.

Cuando el interior del vehículo se haya calentado, podemos cambiar la posición de salida y debemos bajarla de intensidad. Con el coche parado, es conveniente apagarla siempre.

 

   Controlar la temperatura, para conseguir eficiencia en el uso.

 

Mantener en buen estado, el sistema de refrigeración del coche es fundamental. Que los conductos estén limpios y que el líquido tenga el nivel idóneo, tiene que ser prioritario para el conductor.

Los filtros también son importantes, para mantener el aire limpio.

Una revisión es aconsejable, para que no suframos una mala combustión y nos genere un mayor problema.

Que cuando bajan las temperaturas, la calefacción de nuestro coche se rompa, va a ser un gran fastidio, sobre todo si los trayectos son largos.

 

   La supervisión del vehículo es la única forma, de prevención.

Compartir este contenido en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *