Elige tu seguro

Talleres Lemans Seguridad 0 Comments

En la mayoría de ocasiones, el pagar más por tu seguro, no te garantiza que sea el mejor y por el contrario otras veces, por intentar economizar al máximo, podemos quedarnos sin coberturas elementales.

Antes de sentarnos a elegir qué compañía o que póliza es la más adecuada, debemos pensar que no todos los coches son iguales, ni tienen las mismas necesidades.

Debes saber que necesitas según tus características y las de tu vehículo, por ejemplo: ¿Cuántos años tiene tu coche?, ¿Qué uso le das?, ¿Aparcas en garaje o en la calle?, ¿Circulas sólo por ciudad o sales con frecuencia a la carretera?, ¿Tienes uno sólo?…

Una vez que tienes claro qué es lo primordial para tus circunstancias, llega el momento de saber qué coberturas son las que buscas.

Si en tu caso sólo tienes un coche, necesitarás un seguro que te proporcione uno de sustitución, si el tuyo se avería, a lo mejor eso para ti no es tan importante, porque tienes otro y en cambio hay cosas que sí lo son.

El coche suele estar aparcado en la calle, incluso de noche, en ese caso una póliza que cubra robo del mismo, o daños propios ( retrovisores, faros, cerraduras…).

Si tu única circulación es por la ciudad, relativamente cerca de casa, a la hora de contratar un seguro debes cubrir desde el km 0, es decir a pesar de estar a 10 minutos de tu casa, debes recibir asistencia tanto tu como tu vehículo. Si eres de los que le toca viajar frecuentemente, además en largas distancias, sin duda lo más importante en este caso es tu tranquilidad, estés donde estés, tu aseguradora debe garantizar la grúa, que lleve tu coche al taller y tu desplazamiento.

Hay que detenerse en el apartado de accidentes, aunque es algo en lo que nunca queremos pensar, todo puede ser peor si sucede y no tenemos un seguro que cubra lo ocurrido.

El seguro a todo riesgo, es sin duda el más caro y aunque en principio no nos haga ninguna gracia el tener que gastarnos más, puede ser una inversión y es así como debemos verlo. En caso de accidente, tu recibirás una indemnización que con otros tipos de póliza no tendrías.

Seguro a todo riesgo con franquicia, abarata el todo riesgo, pero en caso de siniestro el conductor debe pagar una parte, que no cubrirá su seguro.

Seguro a terceros, es el mínimo obligatorio establecido por la ley, también se le conoce como seguro de responsabilidad civil. Sin este seguro no se puede circular, está completamente prohibido, cubre los daños a personas, vehículos, mobiliario urbano etc que puedas ocasionar..

Seguro a terceros ampliado, es una modalidad que está a caballo entre las anteriores, pero sin duda hay que tener muy claro que es lo que se contrata y lo que no.

Si sólo eres tú  el que conduce tu coche o sí lo hace alguien más, es otra de las cosas a tener en cuenta, hay que identificar a ese segundo conductor para que se vea cubierto.

 

Hay ocasiones en las que las aseguradoras no se hacen responsables de los siniestros y no cubren a los asegurados, sucede en caso de desastre natural  ( riadas, terremotos, huracanes, caída de un árbol…) en estos casos será el Consorcio de Compensación quien asuma los gastos.

Otra de las circunstancias de quedarse sin cobertura es si conduce bajo los efectos del alcohol, las drogas, sustancias psicotrópicas… y se demuestra que han sido la causa del accidente.

Si se falsean los daños,o se producen de forma intencionada, se encontrará con la negativa de su aseguradora a la hora de asumir algún tipo de gasto.

Si el vehículo siniestrado estaba siendo usado para cometer un delito, deja de tener validez lo contratado, cualquier daño ocasionado, será asumido por el conductor.

 

Diseñar nuestro propio seguro, sabiendo que necesitamos y cuál es nuestra capacidad económica para hacerle frente.

Ahora sí, ya puede elegir el suyo.

Compartir este contenido en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *