Tres formas de limpiar los inyectores de tu vehículo

Redacción Noticias 0 Comments

Por todos es sabido que cualquier vehículo tiene una vida útil limitada. Pese a que no podemos luchar frente a ese inevitable destino, sí está en nuestra mano alargar al máximo el óptimo funcionamiento de nuestro coche. Así, es recomendable cuidar día a día todos los elementos que lo conforman, entre ellos, los inyectores. A continuación, tres formas de limpiar los inyectores.

Los inyectores son las piezas encargadas de suministrar la cantidad necesaria de carburante a cada cilindro del vehículo, según las necesidades del motor. Por ello, están expuestos al rastro de impurezas que va dejando el combustible tras su paso.

No cuidar estos elementos del vehículo, a través de malas prácticas como circular habitualmente en reserva o no cambiar los filtros de combustible, puede traer graves consecuencias, como por ejemplo:

  • Tirones en el motor (en las aceleraciones o desaceleraciones)
  • Excesivo humo del tubo de escape
  • Problemas en el motor de arranque
  • Fallos en los cilindros (a causa de la obstrucción del inyector)
  • Sonido de golpeteo

Así, queda demostrada la vital importancia de limpiar los inyectores asiduamente. Para ello, es recomendable realizar la primera limpieza a los 100.000 kilómetros, y después cada 50.000 kms. Asimismo, es aconsejable realizar revisiones periódicas cada uno o dos años. De esta manera, alargamos la vida útil de dichos componentes.


¿Cómo limpiar los inyectores?

Hay distintas formas de limpiar los inyectores, principalmente se distinguen tres tipos:


1. Limpieza con aditivos

Esta vía consiste en añadir al depósito de combustible líquidos limpiadores que consiguen destapar los inyectores. Es un método económico y fácil de realizar. No obstante, es el menos efectivo ya que como indican algunos fabricantes, la agresividad de las sustancias químicas empleadas puede acabar por deteriorarlos. Asimismo, a través de este método no es posible actuar directamente sobre el problema que pueda tener el inyector.


2. Limpieza por barrido

Esta opción consiste en colocar unos tubos que conducen líquido de limpieza hacia el interior del vehículo mientras se hace funcionar al motor para que así, la sustancia penetre dentro de los inyectores. El procedimiento dura hasta que el líquido se agota. Es una opción más potente que los aditivos ya que no sólo limpia los inyectores sino que también,  el resto del sistema (válvulas, sensor de oxígeno, etcétera).

Por otro lado, hay mayor posibilidad de dañar los inyectores en el proceso.


3. Limpieza por ultrasonido

Sin duda, el proceso más efectivo, aunque también supone ciertos riesgos. Para efectuar la limpieza por ultrasonido es necesario desmontar los inyectores para trabajar con ellos por separado en un banco de pruebas. Allí, se van lavando y analizando su resistencia, estanqueidad o patrón de pulverización.

Cuando se han analizado las piezas una a una, se reparan los problemas detectados de forma individual. Entonces, ¿qué riesgos supone este método? Conlleva dos desventajas: su alto coste y el gran tiempo de duración del proceso durante el cual, el propietario permanece sin poder utilizar su vehículo.


Talleres Le Mans

En talleres Le Mans la limpieza y mantenimiento del vehículo es un aspecto primordial que no debe descuidarse. Así que una vez conocidos estos trucos, recuerda cuidar todos los elementos de tu coche y acudir a revisiones periódicos en tu taller de confianza.

 

 

Compartir este contenido en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *