Tipos de radares en nuestras carreteras

Talleres Lemans Noticias, Seguridad 0 Comments

Con el fin de tener las carreteras españolas libres de kamikazes y siempre buscando la máxima seguridad vial para todos los conductores, nuestra red de carreteras cuenta con una enorme red de radares desplegada por autovías, vías interurbanas, autopistas, etc. En el post de hoy te acercamos a conocer los distintos tipos de radares que existen con el objetivo de que vayas prevenido a la hora de pisar el acelerador más de la cuenta.

Sigue leyendo si el tema te interesa o si estás organizando tu viaje de vacaciones:

Tipos de radares

El RACE (Real Automóvil Club de España), fundado por un grupo de automovilistas en 1903 con el fin de buscar soluciones a los posibles problemas que los conductores podrían encontrarse en su viaje, ha elaborado en esta ocasión un compendio con las diferentes variedades de radares que existen:

Radares fijos: Radares de velocidad colocados en un punto fijo de la carretera. Su presencia, ubicada en una cabina a un lado de la vía, suele avisarse mediante carteles.

Radares móviles: Son muy difíciles de localizar, ya que se coloca dentro de un coche de la guardia civil que puede estar parado o en movimiento, o sobre un trípode camuflado junto a la vía.

Radares de tramo: Se encargan de medir la velocidad media de los vehículos entre dos puntos. Los conductores, durante ese tramo, deberán estar muy pendientes de mantener una velocidad constante, similar o inferior a la máxima permitida. Además, también conseguirán una multa si circulan por debajo del 50% de la velocidad permitida.

Radar Velolaser: Son los más nuevos. Cada una de las provincias españolas cuenta con uno de estos radares que los agentes se encargan de transportar en moto. Las características que definen este tipo de equipos son su tamaño compacto, su carácter inalámbrico y su avanzada tecnología láser. El conductor tendrá muchas dificultades para detectar los radares velolaser al tiempo que son sumamente sencillas de emplear por parte de las autoridades. Las opciones a la hora de su transporte son muchas: el guardarrail, un pórtico, en un trípode, en un vehículo, etc. Por otra parte, su avanzada tecnología les permite detectar vehículos que circulan hasta a 250 kilómetros por hora, además, funcionan tanto de día como de noche y son capaces de registrar la velocidad de los vehículos en ambos sentidos en dos carriles de circulación.

Helicóptero Pegasus: Como pueden sobrevolar la circulación hasta 300 metros de altura, son difíciles de detectar, y, además de vigilar las carreteras, pueden denunciar a los infractores, con capacidad para detectar velocidades superiores a los 300 km/h. Dos cámaras instaladas en el helicóptero permiten fotografiar con nitidez las matrículas.

Radar de semáforo: Su función no es controlar la velocidad. Están instalados en los semáforos de las ciudades para vigilar a los vehículos que se saltan los semáforos en rojo.

Radar en cascada: Radares móviles ubicados tras los radares fijos. Su fin es detectar a los vehículos que aceleran tras el paso por uno de los radares fijos tradicionales.

Radares Mesta Fusión: Se trata de enormes radares de casi cuatro metros de altura con un radio de acción de unos 200 metros. Cuentan con cámaras de alta resolución para captar distancia de seguridad, velocidad, uso del cinturón y del móvil, si el vehículo se salta un semáforo o si circula por un carril inadecuado.

Compartir este contenido en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *