revision coche

¿Por qué es bueno revisar el coche?

Talleres Lemans Cuidado del vehículo, Seguridad, taller 0 Comments

Una buena forma de evitar problemas automovilísticos, accidentes y gastos inesperados es realizando un mantenimiento preventivo del coche, el cual no debe basarse únicamente en vigilar el estado de los neumáticos o el nivel del aceite. Puede que te parezca imposible o muy complicado resolver problemas de tu auto que aún no existen, pero la idea es poder prevenir que estos ocurran.

Seguramente en algún momento te has preguntado por qué es bueno revisar el coche, y cuál es la finalidad si consideras que todo está en orden, pero lo cierto es tu vehículo este a pocos kilómetros de informarte algo totalmente opuesto. Sigue leyendo este post, te daremos buenos motivos para que decidas hacerle una visita a tu taller de confianza con mayor frecuencia.

¿Por qué revisar mi coche?

Existen muchos motivos, pero las dos claves son, para evitar una falla inesperada que te pueda acarrear horas en medio de la carrera esperando por una grúa, o a mitad de un viaje importante, la otra porque tu economía se verá más afectada por una cita al taller para arreglar una avería, que por una simple revisión.

Estos mantenimientos debes realizarlos en tiempos específicos, la primera cuando alcances los 5.000 kilómetros, la segunda a los 10.000 y luego, a partir de ese momento repetirlas cada 15.000 o 20.000 kilómetros. Otro factor de importante que muchos suelen olvidar, y que claramente los fabricantes y vendedores no se aseguran de aclarar, es que las revisiones constantes son totalmente obligatorias dentro del servicio oficial si deseas mantener la garantía del coche.

Elementos clave que debes revisar

Puede resultar extremadamente complejo establecer cuáles son los elementos que debes revisar con exactitud, puesto que cada modelo es diferente, pero hay ciertas partes del auto que se vuelven imprescindibles, y son estas:

Aceite

Uno de los elementos más importantes, es aquel que se encarga de lubricar al motor y de suavizar su rozamiento. Recuerda que luego de 15.000 kilómetros se ensucia, pierde propiedades y no rinde tanto como debería.

Filtros

No solo existe el filtro del aceite, el del aire también garantiza que lo que le llega al motor no son solo impurezas, de este modo la combustión tiene un proceso en condiciones óptimas, aumenta la vida útil del mismo, es recomendable hacerle un cambio cada 15.000 kilómetros.

Neumáticos

La unión que tiene el coche con la carretera depende exclusivamente de este elemento y del estado en que se encuentren. Es importante que se vigile cuidadosamente la presión y el desgaste de estos, del mismo modo que la edad de su cubierta.

Frenos

Se trata de un tema muy delicado, se debe controlar el líquido de freno, las pastillas delanteras y traseras, teniendo en cuenta que las primeras se desgastan con más rapidez. Es importante que este sistema sea revisado una vez al año, preferiblemente por un especialista.

Amortiguadores

Junto a los frenos y los neumáticos, forman parte del conjunto fundamental para mantener tu seguridad al volante, permiten que el coche se mantenga estable, absorbiendo las irregularidades del terreno y ayuda a que los frenos funcionen con mayor eficacia.

 

Compartir este contenido en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *