En España no tenemos vocales en las matrículas ¿Sabes por qué?

Talleres Lemans Sin categoría 0 Comments

Si hay algo que llama la atención de los curiosos y que está muy relacionado con los vehículos, son las matrículas. Seguramente te habrás preguntado alguna vez de dónde sale esa sucesión de letras y números, si tendrá alguna lógica y hasta puede que hayas estado imaginando los números y las letras perfectos para tu coche.

Bien, debes saber que las matrículas son el certificado de identidad de tu vehículo, así como las personas tenemos nuestro Documento Nacional de Identidad, los coches tienen su matrícula. En nuestro país, la historia de las matrículas se remonta a más de un siglo, por lo que comprenderás que no siempre ha seguido la misma lógica. Su nacimiento data exactamente del año 1900. Desde ese año y hasta 1971 se mantuvo vigente un tipo de sistema conocido como el provincial numérico que estaba formado por una, dos o tres letras que representaban la provincia del origen de la matriculación. A continuación de estas letras se añadía una serie de hasta seis cifras. Por poner un ejemplo, A-1325 (21).

Una vez superado el año 1971 el sistema trocó a uno de tipo provincial alfanumérico. Se trataba de colocar en la matrícula dos letras que correspondían a las iniciales de la provincia en cuestión y, a continuación, cuatro cifras consecutivas. Por último, se introducía una letra final que cambiaba según el orden alfabético. Una vez que se alcanzó la Z, se añadió una segunda letra. Por ejemplo, A-1325 – AB.

En la actualidad usamos este mismo sistema, aunque está optimizado. Entró en funcionamiento en el año 2000 y se llama sistema nacional. Este sistema eliminó cualquier referencia a la provincia de origen en la que se matriculó el vehículo. Además, las matrículas se adjudican a través de un sistema único en toda España, de forma que no se conozca la matriculación de origen; de esta manera, a partir del nuevo milenio, todos los coches pasaron y a incorporar una E con la bandera europea. Ahora las matrículas están formadas por 4 cifras y 3 letras consonantes.

Y he aquí el motivo del post de hoy: ¿por qué no hay vocales en las matrículas de los vehículos? Pues, sencillamente, para evitar que se produzcan casualidades que puedan herir sensibilidades o que puedan significar alguna cosa por si solas. Con 3 letras podría darse el caso de que emergieran palabras como «ETA», «GAY», «FBI», «ONG»… Estas palabras constituyen acrónimos que podrían llegar a resultar hirientes. También podría darse la casualidad de que se formaran palabras malsonantes como «ANO», «PIS» o «PEO», por poner un ejemplo. Además, en el caso concreto de España las letras Q y Ñ se vetaron asimismo para evitar confusiones, ya que, desde lejos, la Ñ se puede confundir con la N y la Q con la O.

Además de adoptar estas medidas, en Austria han censurado también unas 30 combinaciones de letras y números que podrían dar lugar a interpretaciones fascistas de índole política. Es el caso de HJ, SS, 88, 18, NS o 1919, que constituyen acrónimos con significado dentro del nazismo.

Compartir este contenido en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *