Aire acondicionado: trucos para su mantenimiento

Talleres Lemans Carga de aire acondicionado 0 Comments

El aire acondicionado del automóvil es un sistema de climatización que tiene como objetivo incrementar el confort tal y como lo hacen sistemas homónimos en el hogar o la oficina.

Desde la implementación del aire acondicionado en 1940, muchas cosas han cambiado desde entonces. Desde mejoras en la climatización, ajustes de temperatura o computerizado que hacen este sistema mucho más preciso y complejo convirtiéndolo en un accesorio indispensable, especialmente en las áreas calurosas.

Composición y partes del aire acondicionado

El aire acondicionado, al igual que otros accesorios del vehículo, está compuesto por varias partes tal y como se describe a continuación.

Condensador

Esta área está enfocada principalmente a la disipación del calor y estéticamente puede variar de un modelo de coche a otro, aunque en esencia se parece al radiador y suele estar ubicado enfrente de este.

Evaporador

Este componente implementado en el aire acondicionado del coche sirve específicamente para absorber el calor desde el interior del vehículo. La deshumidificación del ambiente es un beneficio adicional de este componente.

Botella deshidratante

Se encarga básicamente de filtrar las impurezas del aire acondicionado para que no traspasen al habitáculo.

Válvula de expansión

La válvula de expansión térmica puede detectar tanto la presión como la temperatura y resulta muy eficiente para la regulación del flujo del refrigerante.

Compresor

Este componente es el encargado de comprimir el gas y continuar el ciclo de climatización devolviéndolo al punto de origen.

Mantenimiento del aire acondicionado

Como todos los componentes del vehículo, el aire acondicionado requiere de tareas rutinarias de mantenimiento.

Detección de problemas

Para una correcta tarea de mantenimiento del aire acondicionado del vehículo, lo primero es detectar posibles fallas en el funcionamiento y esto dependerá básicamente del modelo de aire acondicionado incorporado.

Algunos modelos cuentan con un sensor que se activa en caso de avería. En caso de no contar con este dispositivo, alguna de las señales que proponemos a continuación son indicadoras de que algo está fallando.

Problemas de climatización

Los problemas de climatización suelen ser las fallas más habituales de los sistemas de aire acondicionado. Lo más habitual en estos casos es que la temperatura del coche no climatize una vez iniciada la marcha o lo haga muy lentamente. La solución en estos casos pasaría por recargar los niveles, además de la correspondiente revisión.

Malos olores

Si se detectan malos olores una vez activado el aire acondicionado puede deberse a la obstrucción de los conductos de ventilación y a su infección por bacterias y hongos.

Concentración de vaho en los cristales

Esta falla es típica cuándo hay que recargar el circuito de gas.

Obstrucción de filtros

Está avería se caracteriza por mantener el caudal de aire muy bajo y es un indicativo de que los filtros están obstruidos. Los filtros de aire son muy sencillos de cambiar: tan solo hay que seguir las indicaciones recomendadas por el fabricante en la ficha técnica o buscar la ficha del vehículo en internet. Estos suelen ubicarse cerca de la guantera y el periodo recomendado de recambios igualmente podemos encontrarlo en la ficha técnica

Optimizar el consumo de aire acondicionado

El aire acondicionado influye directamente en el consumo de combustible y por ello optimizar su uso puede contribuir a reducir el gasto.

Durante el verano

Para hacer un uso óptimo del aire acondicionado: nunca hay que activarlo justo al iniciar la marcha. Cuando las temperaturas son muy elevadas, lo recomendable es bajar las ventanillas y esperar unos segundos a que el aire caliente contenido en el habitáculo salga hacia fuera.

Durante el invierno

Aunque no suele ser común necesitar el aire acondicionado durante el invierno, es conveniente encenderlo de vez en cuando para evitar las obstrucciones que a veces se producen tras un largo periodo de inactividad. 

Compartir este contenido en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *