coche averiado

Vicios y malas costumbres al conducir un coche que provocan averías

Talleres Lemans Noticias Leave a Comment

Las personas adquirimos costumbres en nuestro día a día, y unas malas costumbres pueden provocar desgastar nuestro automóvil antes de tiempo y provocar, incluso, serias averías. En este artículo, en Talleres Le Mans vamos a publicar una lista de vicios y malas costumbres que tenemos en el coche y provocan averías.

 

Costumbres que pueden provocar avería prematura del vehículo

  1. No atender la presión de los neumáticos
  2. Apoyar el pie en el embrague mientras el coche está parado
  3. Forzar el motor sin alcanzar la temperatura óptima
  4. Pisar el freno en descensos largos y pronunciados
  5. Conducir con el motor a muy bajas revoluciones
  6. Parar de golpe el motor tras un esfuerzo grande
  7. Dejar la mano apoyada en la palanca de marchas
  8. Conducir con la reserva de gasolina
  9. Aparcar el vehículo con una llanta en la acera
  10. No frenar lo suficiente en un bache

 

1. No atender la presión de los neumáticos

Las llantas deben ser revisadas de forma periódica. Llevar el neumático con una presión que no le corresponde puede desgastarlo más rápido y nos puede costar un gasto extra para cambiarlos por otros nuevos.

averia de coche

2. Apoyar el pie en el embrague mientras el coche está parado

Esta costumbre errónea provoca un desgaste del embrague y de los componentes que están asociados a él. Aunque no se presione a fondo el pedal, se pueden producir fricciones en el interior que perjudican al disco y las piezas que actúan sobre él, de modo que es recomendable no apoyar el pie en el pedal continuamente y solo para cambiar de marchas.

3. Forzar el motor sin alcanzar la temperatura óptima

Es necesario esperar unos minutos para que el motor se llene de aceite en el cráter y así alcance la temperatura adecuada. Acelerar forzadamente o hacer un esfuerzo innecesario del motor teniendo todavía una baja temperatura, puede provocar desgastes internos con antelación en el motor.

hombre conduciendo

4. Pisar el freno en descensos largos y pronunciados

Utilizar excesivamente el sistema de frenos puede traer algunas consecuencias. Además de que acelera el desgaste de las pastillas y los discos del coche, puede provocar deformaciones dentro del sistema de frenos y un deterioro del líquido de frenos. Es aconsejable utilizar el freno de motor, es decir, reducir las marchas, para no desgastar excesivamente los frenos.

coche roto reparando

5. Conducir con el motor a muy bajas revoluciones

Conducir con las revoluciones bajas puede traer serios problemas y con altos costes. En los coches Diesel, puede ser perjudicial para la válvula EGR acumulando más carbón. Así, se reduce a la mitad su vida útil. En los motores de gasolina se daña también el catalizador, que se convierte en un depósito de carbón. Otro elemento al que puede pasar factura esta costumbre, es el filtro de partículas. Es conveniente acostumbrarse a mantener el motor con revoluciones razonables al pisar el acelerador.

6. Parar de golpe el motor tras un esfuerzo grande

Si después de provocar un gran esfuerzo del motor apagamos el coche sin dejar que repose, el aceite que mantiene los circuitos todavía tiende a carbonizar, de modo que se causa una avería del turbo. En vez de esto, es mejor intentar que tras un largo viaje, antes de apagar el coche, mantener el motor alrededor de dos minutos encendido sin acelerar, para que el sistema de refrigeración y la circulación de aceite puedan enfriar el turbo y reducir el riesgo de avería en más de un 90%.

coche averiado

7. Dejar la mano apoyada en la palanca de marchas

Una de las costumbres más comunes es apoyar la mano en el cambio de marchas y presionar sobre los mecanismos internos de la caja de cambios, lo que provoca un desgaste y holguras de los sincronizadores, los rodamientos… Esto puede acabar en vibraciones y que las relaciones de cambio puedan tener un engranaje menos preciso.

persona conduciendo mano en palanca de marchas

8. Conducir con la reserva de combustible

Conducir con la reserva de gasolina en el depósito puede garantizar el funcionamiento del sistema de alimentación, pero esto no es suficiente para el funcionamiento seguro de la bomba del vehículo. En los coches con inyección electrónica, la bomba eléctrica está sumergida en el tanque. Por lo tanto, el combustible debe estar bien nivelado para que lubrique y enfríe bien la bomba, asegurando su correcto funcionamiento.

coche repostando

9. Aparcar el vehículo con una llanta en la acera

El peso del coche apoyado en una sola llanta puede provocar graves problemas en los neumáticos, ruedas y suspensión. Pueden sufrir deformaciones o pequeños cortes que conllevan un coste extra en reparaciones o cambios de neumáticos.

coche mal aparcado

10. No frenar lo suficiente en un bache

Exceder la velocidad en el momento de pasar encima de un badén puede conllevar problemas en el coche, desde que se revienten o deformen los neumáticos hasta averiar el sistema de amortiguación del coche.

baches carretera

Compartir este contenido en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *