averias-coche

Temidas averías

Talleres Lemans Cuidado vehículo 0 Comments

Cada vez que escuchamos un ruido extraño, sentimos que nos ha costado meter una marcha o vemos encenderse una luz que nunca antes habíamos visto, nos echamos a temblar.

Suele coincidir que cuando tú tienes esas sensaciones, aparece un amigo, vecino o familiar que empieza a diagnosticar: “Eso es de la culata”, ” eso son los inyectores”,  “va a ser la palanca de cambios”… No los escuches, porque a la vez que predicen el alcance, también dan presupuesto y claro ya ahí te vuelves loco.

Lo primero es ir al taller, ya que es el único lugar donde realmente se va a solucionar el problema, encontrarán la avería y la repararán. Este tipo de problemas solo los profesionales deberían hacerlo, ya que a veces el arreglar una cosa de poca importancia puede derivar en algo mucho más grave si no lo hace la persona indicada.

Hay averías más graves y costosas que otras; hacer un diagnóstico precoz es lo más aconsejable, porque nos puede evitar que se agrave y encarezca la reparación.

La rotura de ciertas piezas son inevitables, pero bien es cierto que a veces nuestra manera de conducir, el buen uso y la prevención, pueden alargar la vida de nuestro coche y podemos librarnos de algún susto.

Repasemos algunas de las averías más temidas.

 

Tipos de averías

 

Culata: Es la pieza responsable de cerrar las cámaras de combustión y es fundamental para el funcionamiento del motor. Si se realizan los cambios oportunos, tanto de aceite como de refrigerante, ayudaremos sustancialmente a su operatividad.

Volante motor: Es la pieza que regula el giro del cigüeñal. La detección rápida en esta avería, nos salvaría de otra más importante. Si nota que tiene dificultad al meter las marchas o si vibra el pedal del embrague, no dude en acudir a un profesional para que lo evalúe

Cigüeñal: Se encarga de la transformación del movimiento alternativo del pistón en movimiento circular.

Llegar hasta él es complicado y su reparación es costosa ya que requiere de mucho tiempo, en proporción a otras. Las revisiones hechas por profesionales es la mejor forma de prevención.

Caja de cambios: Posiblemente sea una de los diagnósticos que más atemoriza escuchar.

Es un componente del sistema de transmisión que actúa como intermediaria entre el cigüeñal y las llantas, haciéndoles llegar la par motor (fuerza).

En este caso, sí que la forma de conducción es muy importante para no tener que lamentarnos. La aceleración suave, paulatina, una velocidad moderada y no hacer salidas bruscas, sería la mejor manera de uso.

Inyectores: Son los encargados de suministrar la cantidad necesaria de carburante al motor para que realice la combustión. La avería se nota en la aceleración, si nuestro vehículo consume más combustible del habitual o tenemos problemas en el arranque del motor.

Son unas piezas costosas, así que una vez más, lo importante es el mantenimiento óptimo, cambiar los filtros y repostar en gasolineras de confianza, ya que seguir estos pasos será el seguro de vida de nuestros inyectores.

Motor gripado: Esta rotura se produce por sobrecalentamiento, por fallo en el sistema de refrigeración y puede afectar a los componentes principales del motor. Evitar las aceleraciones agresivas con el motor frío y cambiar el aceite y refrigerante del coche con periodicidad es la manera de prevenir.

Correa de distribución: Hace posible que el cigüeñal y el motor giren. Su rotura puede ser muy perjudicial, así que lo más aconsejable, en este caso, es estar pendientes de ella. Si se escucha un ruidito en el motor, que nos parece raro (tic-tac), lo mejor es que lo comprueben en un taller. Cambiarla antes de que se rompa, puede hacernos un gran favor, ya que si sucede, por ejemplo a gran velocidad, puede destrozar otras piezas.

 

Cuidar nuestro coche haciendo revisiones periódicas, usar un combustible de calidad y que solo sea reparado por profesionales, nos evitará muchos problemas y nos permitirá disfrutarlo por más tiempo.

Compartir este contenido en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *