Coches nuevos: qué debes valorar

Pruebas de coches nuevos: claves para descartar errores

tallereslemans taller 0 Comments

Realizar pruebas de coches nuevos es imprescindible si deseas adquirir el que mejor satisfaga tus requerimientos o necesidades. Éstas te brindan la oportunidad de saber lo que comprarás en términos reales, porque no es lo mismo que te lo cuenten a que lo experimentes.

Entonces no pierdas tiempo y anímate a hacer una prueba de conducción antes de sacar el coche del concesionario y asegúrate de conocer todas las claves que te ayudarán a descartar errores o fallas.

Pruebas de coches nuevos: qué tener en cuenta

A la hora de realizarle un test a un vehículo que quieres comprar has de valorar una serie de cuestiones previas. Descubre cuáles son las pruebas de coches nuevos que has de efectuar.

Investiga hasta el cansancio

Comprar un automóvil puede ser una de las decisiones más importantes de tu vida, no se trata de un objeto de moda que puedes desechar en un par de meses si te aburres, sino de una nueva adquisición que te costará miles de euros y que por ende debe ser la más apropiada para ti y tu familia -en caso de que ya hayas formado una-

Entonces no está de más que le dediques tiempo y esfuerzo a la tarea de investigación del mercado, las marcas, los equipamientos especiales y todos los otros aspectos relacionados con el auto que esperas probar.

Esto te permitirá tener ideas claras y así no te dejarás deslumbrar por sus detalles estéticos o por lo que te diga el agente de ventas durante la realización de la prueba de coches nuevos.

Lo más recomendable es que luego de haber investigado y comparado precios, ofertas, promociones, modelos y fabricantes elabores una lista que contenga las cualidades o requerimientos que no pueden faltarle a tu coche soñado y te enfoques en conseguirlo, siempre y cuando esté dentro de tu presupuesto.

Tener los objetivos de compra claros es vital para cerrar un trato con éxito. A fin de cuentas, tú eres el responsable de llevarte a casa exactamente lo que deseas.

Conoce lo que debes probar

Hacer una prueba de vehículo sin saber a ciencia cierta que esperar es un error garrafal. Por ello debes estar atento a los siguientes aspectos si en realidad deseas comprar un coche y salir ganando.

  • Revisa los asientos delanteros y traseros para detectar si son espaciosos y cómodos. Debes probar la altura y la libertad de movimiento: tu cabeza, cadera y piernas deben sentirse libres y cómodas, especialmente si eres alto. Aquellos que permiten la adaptación de soportes o cojines lumbares tienen un plus en el mercado puesto que la mayoría de las personas que pasan horas conduciendo los requieren para sentirse más relajados o descansados.
  • Entra y sal del coche. El fin es determinar si necesitas hacer un esfuerzo considerable como agacharte, doblarte o encorvarte, lo cual es una clara señal de que deberías probar un coche más grande.
  • Prueba los pedales. Aunque pueda sonar ilógico esta es una de las pruebas más relevantes que debes realizar. Lo ideal es que coincidan o se amolden a tu tipo de cuerpo, o que por lo menos sean ajustables para que logres el mayor nivel de confort al manejar.
  • Cerciórate de que los espejos laterales y el retrovisor te ofrezcan una excelente visibilidad. Muchas veces están demasiado bajos o demasiado elevados y se te dificulta ver hacia atrás y a los costados. Esto sin duda es un riesgo que no deberías correr bajo ninguna circunstancia. Además, esta es una comprobación muy fácil de hacer durante una prueba de coches nuevos.
  • Dale un vistazo al maletero. Esta comprobación cobra una relevancia especial para aquellas personas que tienen una familia amplía y siempre deben transportar bolsos y de más; o para quienes viajan constantemente por carretera. Pero si estos no son tus casos entonces no dejes que un maletero pequeño le robe protagonismo o encanto al coche.
  • Prueba la ventilación y todos aquellos dispositivos tecnológicos instalados o adaptados en el automóvil: teléfono, radio, GPS, entre otros. Recuerda que todos esos detalles inflan el presupuesto, y por ende, no puedes permitir que alguno falle.

Pruebas de coches nuevos sobre ruedas

Tan pronto pongas tus manos en el volante deberás concentrarte en:

  • Ruidos inusuales. No escuches música cuando te toque hacer una prueba de conducción. Esto te permitirá ser todo oídos y percibir con claridad cualquier ruido o sonido inusual que te indique que algo podría estar fallando (tubo de escape, carrocería…).
  • Transitar los terrenos que más te interesan. Por ejemplo si sueles conducir por zonas arenosas o montañosas lo más recomendable es que hagas una prueba de coche nuevo en dichos terrenos y no en la ruta que probablemente te indicará el vendedor.
  • Probar la aceleración. Esto no puede pasarse por alto. Dirígete a una carretera bastante transitada y comprueba cómo acelera el coche entre el tráfico, aumentando la velocidad de 80 a 120 kilómetros por hora. El tiempo de respuesta hablará por sí solo, de modo que no necesitas ser un mecánico para dilucidar si su aceleración funciona a toda máquina o si no es lo que tú esperabas.
  • Comprueba que el motor esté en óptimo estado. Ya sabes que esta es la pieza más indispensable de todo el coche y que su correcto funcionamiento es vital para que no tengas que visitar un taller de mecánica multimarca o un concesionario oficial a cada rato. Entonces debes asegurarte de descartar todos aquellos indicios de que algo va mal con este componente. Cuando estés haciendo  pruebas de coches nuevos dale un vistazo al tablero para comprobar que no se enciendan las luces de advertencia y conduce un trayecto largo para detectar alguna vibración, aceleración exagerada o un apagado repentino ya que todas estas son señales de que algo va realmente mal.
  • Buen sistema de frenado. Los frenos forman parte del triángulo de seguridad de cualquier coche y por ende juegan un rol valioso que no debes omitir o menospreciar. Si pisas el pedal y sientes que el frenado no es firme o estable lo mejor que puedes hacer es notificárselo al vendedor cuanto antes.

En Talleres Lemans puedes solicitar más información sobre las funciones que desempeñan los frenos y otras piezas como los amortiguadores, puesto que estos últimos deben recibir un mantenimiento periódico y adecuado, o de lo contrario causarán daños mayores en el motor y terminarás gastando cientos de euros en repararlos.

En líneas generales basta con decir que las pruebas de coches nuevos requieren bastante trabajo. Es por ello que la investigación previa es fundamental. De lo contrario, todo te parecerá normal o aceptable cuando la estés llevando a cabo y puede que termines cerrando un trato que diste de ofrecerte lo que en realidad estás buscando.

Por último, recuerda respetar las señales de tránsito durante la prueba de coches nuevos porque lo último que querrás será terminar con una multa o peor aún, ahuyentar al agente de ventas.

Y si luego de probar el coche notas que algo falla o que simplemente no satisface tu lista de deseos o requerimientos imprescindibles no entres en pánico, aún hay muchas otras marcas en el mercado que pueden funcionarte y gustarte; solo será cuestión de encontrar la ideal.

Así que no temas o te cohíbas en monitorear todos los aspectos de cada coche que pruebas. Conversa previamente con el vendedor que te acompañará a realizar la prueba del vehículo sobre lo que tienes pensado testear para que sepa a qué atenerse: acelerado, frenado, virajes, entre otros.

Acepto la política de privacidad

Acepto recibir información comercial

Compartir este contenido en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *