evita-que-tu-coche-se-recaliente

Evita que tu coche se recaliente

Talleres Lemans Cuidado vehículo 0 Comments

Se acerca el verano y por lo tanto las altas temperaturas. Por ello debemos tomar precauciones, pues  un motor funcionando con altas temperaturas puede dañarse y por lo tanto, provocar una avería. Hoy os daremos algunos consejos prácticos para evitar que tu coche se recaliente

Controlar siempre el nivel de refrigerante

El refrigerante es el líquido principal para mantener frío el motor y por lo tanto, un nivel por debajo del mínimo recomendable puede resultar perjudicial y provocar fallas en su funcionamiento. Un nivel bajo también podría indicar  la existencia de una fuga en los conductos y por lo tanto, debería ser revisado por un profesional y comprobarse asiduamente, especialmente durante los meses de verano o cuando las temperaturas sean más altas.

Evitar usar el aire acondicionado con temperaturas demasiado elevadas

Aunque esto pueda parecer una contradicción, utilizar el aire acondicionado cuando las temperaturas son extremas puede resultar perjudicial contribuyendo a que el vehículo se caliente aún más. Esto es así porque cuando el aire acondicionado está funcionando ejerce una gran presión sobre el motor incrementando su trabajo y por lo tanto, su temperatura.

Si la temperatura en el exterior es excesiva el refrigerante no puede disipar el calor tan rápido y el vehículo comienza a calentarse en exceso. Lo más recomendable en este punto es bajar las ventanillas para expulsar el aire caliente del habitáculo y esperar a que las temperaturas en el interior del coche se normalicen para encender el aire.

Encender la calefacción para enfriar el motor

Encender el aire caliente en el verano cuando las temperaturas son extremas puede parecer una locura. No obstante, esto ayuda a sacar el aire del motor y por lo tanto, bajar la temperatura.

Considera reemplazar la batería

Si notas que el motor se calienta demasiado y tu batería tiene más de 3 años, habrá perdido potencia y por lo tanto, se incrementa el trabajo del vehículo y las posibilidades de un sobrecalentamiento. En este caso para determinar si la batería puede ser el problema lo más recomendable es acudir a un taller especializado para que compruebe la vida útil de la misma y su rendimiento.

Enciende las rejillas de ventilación en el suelo

La mayoría de personas encienden las rejillas superiores para favorecer que el aire circule. No obstante, también es necesario dirigir el aire a través de las rejillas de ventilación del suelo para que suba y cambie a  los respiraderos inferiores. Una vez que el automóvil se haya enfriado, pueden abrirse los respiraderos superiores nuevamente.

Estacionar en zona de sombra

Exponer el coche al sol durante una jornada prolongada puede incrementar excesivamente la temperatura del vehículo y por lo tanto, incrementarse las posibilidades de un sobrecalentamiento. Siempre que sea posible, lo más recomendable sería estacionar  el coche en una zona lo más fresca y sombría.

Utilizar parasoles y cubre ventanas

Desgraciadamente no siempre se encuentra una zona fresca y oscura donde aparcar, por ello lo más recomendable es llevar siempre parasoles y cubre ventanas traseros para reducir la temperatura en el habitáculo. Pues el de vidrio como buen conductor de calor concentra mucho más las temperaturas cuando son expuestos al sol directamente. Aunque los parasoles y cubre ventanas no podrán impedir que el coche se caliente, reducirá en gran medida la temperatura que se acumula en su interior.

Controlar el indicador de temperatura

Generalmente se sitúa en el panel de control y está compuesto de un termostato con una aguja que debe ir siempre en el centro. En el caso de que la temperatura sobrepase del límite es recomendable detener la conducción inmediatamente y abrir el capó para liberar el aire caliente del motor. Esperar al menos unos 10 minutos y una vez transcurridos,meter la primera marcha sin encender el motor. Si el indicador de temperatura se mantiene en el rango normal, se puede intentar iniciar la marcha. En caso contrario, se aconseja solicitar asistencia en carretera y llevar el automóvil a un taller lo antes posible.

 

Aquí concluyen nuestros consejos para evitar que el coche se recaliente. Esperamos que os hayan resultado útiles para evitar incidencias técnica durante el verano.

 

Compartir este contenido en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *